Texto

  • En química, así como en todas las ciencias, se emplean analogías, metáforas o modelos para ayudar a explicar un fenómeno que no es observable. Sin embargo, la literatura sobre la utilización de analogías en la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia es ambivalente acerca de la validez o invalidez de la presentación de analogías sencillas o múltiples como la mejor manera de enseñar (Treagust y otros, 2000). Garnett y Treagust (1992) mostraron que algunos estudiantes prefieren que no se les presenten más de una analogía en una sola ocasión. Hoy día parece haber un consenso en lo apropiado que resulta la exposición ante el alumnado de un conjunto múltiple de analogías, incluso ya se ha dado una validación de este hecho mediante entrevistas con los estudiantes (Harrison y De Jong, 2005).